Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

EL MOLCAJETE

Publicado

el

En el Ayuntamiento de Guaymas se ha dado de todo, desde el circo con sus ridiculeces, señalamientos de corrupción, pero ya se dio lo que faltaba, una corona fúnebre.

 

Resulta que el contralor municipal, el empalmense haciéndola de guaymense, Rodolfo Valenzuela, se dijo amenazado por medio de una llamada.

 

Pero no para ahí la cosa, afirma que recibió una corona fúnebre en su oficina, lo que ya denunció ante autoridades investigadoras.

 

En el Ayuntamiento se ha dado de todo, el circo llamado sesión de Cabildo, se habla de malos manejos, ha habido tragedias como las muertes de funcionarios, trabajadores y policías y ahora, esto.

 

Rodolfo Valenzuela se había venido desgarrando las vestiduras por doña Sarita y se fue metiendo hasta ocupar un puesto donde se ocupa residencia en Guaymas y la consiguió, cuando menos en papel.

 

Ahora todo da un giro inesperado, aunque dicen las malas lenguas que la relación con la alcaldesa ya no anda muy bien que digamos, y menos con el virreicito secretario del Ayuntamiento, Arturito Lomelí, a quien el contralor le recomendó correr a tres jueces calificadores.

 

Mientras Rodolfito no quitaba el dedo del renglón para que esos jueces se fueran, el virreicito, ese que hasta trapitos íntimos le han ventilado en los últimos días, lo mandaba por un tubo, y lo sigue haciendo, pues ahí siguen trabajando. La alcaldesa también le hizo el fuchi a la recomendación.

 

Pero qué es lo que está pasando, qué más hay de fondo, porque de esos pleitos a que le envíen una corona fúnebre al contralor, pues no se entiende.

 

Según radio pasillo de Palacio Municipal, esa recomendación de correr a tres jueces, es lo que está ocasionando las amenazas y las flores… ¡nácas!… en otras palabras, las intimidaciones vienen desde gente de la misma administración, eso es lo que quieren decir.

 

Ya es algo más que delicado que, sin duda, debe ser investigado. No puede ser que entre las mismas autoridades sucedan este tipo de cosas.

 

La delincuencia y la violencia que azota a Guaymas se supone que está fuera de la llamada casa de piedra, y lo que sucede al interior no debe de permitirse.

 

Guaymas no merece esto.

 

 

Grupo Padilla Hnos.

error: Este contenido esta protegido !!