Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

EL MOLCAJETE

Publicado

el

Cuando hay que reconocer algo, hay que hacerlo, el decreto de emergencia sanitaria emitido por la Gobernadora Claudia Pavlovich era algo necesario ante el avance del llamado Covid-19. Se están tomando medidas para evitar al máximo el contagio del virus y en eso hay que jalar parejo, y esperemos que les quede muy claro a comerciantes, empresarios, autoridades… a todos los que se han aprovechado de la contingencia y han hecho su ‘agosto’ en pleno Coronavirus. ¡Abusones!

 

Aunque todavía hay pocos infectados confirmados, las acciones de prevención serán importantísimas para tratar contrarrestar los efectos de la enfermedad en la salud de todos, más valle ponerse el huarache antes de espinarse y no estarse lamentando después… porque, así como muchos se salvan, también mueren por el virus.

 

El decreto incluye varios puntos… preservar la vida y la salud, quedarse en casa para evitar contagios, determinar las condiciones para que una vez concluida la contingencia, se pueda recuperar la normalidad económica del estado y que el Gobierno del Estado siga trabajando con servicios accesibles desde casa, a través de un punto de contacto telefónico y en línea donde los ciudadanos tendrán acceso a 461 trámites y servicios.

 

Hay puntos que son de suma importancia durante la crisis, que decidimos reservar, y ahí les van. Uno, establecer programas alimentarios para quienes se encuentran en extrema vulnerabilidad… ahí les hablan doña Sarita Valle y Celidita Botello, la jefa de jefas, porque en la instalación del COE ni siquiera tomaron en cuenta a Desarrollo Social y DIF, entre muchos otros.

 

Otro punto que nos habíamos reservado es el de garantizan el abasto y la disponibilidad permanente de alimentos, medicamentos, equipo médico, servicios de agua potable, energía eléctrica, distribución de combustibles, transporte, servicios públicos, entre otras actividades necesarias.

 

Con esto, nos están diciendo que los comercios seguirán abiertos para la adquisición de alimentos, por lo que no hay que caer en las compras de pánico.

 

Pero hablando de esos puntos, hay cosas que no se valen y que se han visto en Guaymas, como el aprovecharse y ‘golpear’ a una comunidad ya vapuleada… no tienen ma… nombre.

 

Comercios que han incrementado los precios de productos básicos en 100 por ciento, cortes de servicios, y el transporte, ni se diga.

 

Un titipuchal de quejas se dieron, sobre concesionarios y choferes como los de la ruta Guaymas Norte, que abusan de quienes están en la llamada tercera edad, que tienen que salir de sus casas por necesidad y tienen que usar camiones urbanos, no por gusto… a ellos, no les están haciendo válida la tarjeta de descuento, y eso, insistimos, no tiene nombre.

 

Abusones, injustos, lángaros, son los calificativos mínimos que se merecen. Las autoridades, deben estar conscientes de lo que ocurre y entrarle para frenar estas arbitrariedades.

 

En lo que corresponde a las llamadas autoridades de Guaymas, siguen brillando por su ausencia. ¡Pónganse a trabajar ya en beneficio del pueblo!… el llamado Covid-19 no es un juego, no es broma.

Grupo Padilla Hnos.