Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

EL MOLCAJETE

Publicado

el

Los calificativos de maricón, la corretiza de regidores, el chacoteo, el espectáculo circense, vulgar, ordinario, de lo que mal llaman Sesión de Cabildo, fue lo de menos para doña Sarita Valle, pues lo que puso a temblar todita a la alcaldesa fue la propuesta de un regidor para pagar a todos los propietarios de vehículos los daños ocasionados por los baches… Nácas!!!… ¡van a quebrar!

 

La Sesión de Cabildo de ayer, no fue lo mismo, fue peor, tanto que ahora se vio a una regidora corretear por la sala a uno de los ediles, dando un pobre espectáculo… por alláaa se alcanzó a escuchar el grito de ¡maricón!, endilgado a otra flamante autoridad de los guaymenses.

 

Año y medio de circo, de mitotes, de ilegalidades, de señalamientos, de mentadas de madre, no es suficiente, sigue y seguirá.

 

Y es que doña Sarita no solo está acostumbrada, es más, los disfruta, lo ocasiona, y mientras le sigan votando a favor sus propuestas, sea cual sea, seguirá igual, pues es una distracción para el pueblo, una cortina de humo, para tapar las ilegalidades señaladas por los reaccionarios tres regidores.

 

Ninguno de los bandos se cansa, pero el que ya está cansado es el guaymense que añora verdaderos beneficios para su comunidad… ¡pobre Guaymas!

 

Pero, mientras el circo estaba en todo su apogeo, resulta y resalta que Iván Acevedo, uno de los regidores que han sido fieles a la causa de doña Sarita Valle, sacó de su ronco pecho una propuesta, claro, rasgándose la vestidura por el pueblo.

 

Don Iván, propuso que el Ayuntamiento pague a cada guaymense la compostura de su carro, por desperfectos ocasionados por los baches que pululan en la ciudad… ¡tracas!

 

La propuesta también fue entregada por escrito al ilegal secretario del Ayuntamiento, el virreicito Aurturo Lomelí, que ya veremos si sabe qué hacer con ella.

 

Por si las moscas, ahí le va, el virreicito tendrá que turnar a comisiones el documento con la propuesta y los regidores comisionados tendrán que dictaminar y subir a Cabildo.

 

Vaya que Iván Acevedo se rasgó las vestiduras, pero al ver a doña Sarita Valle temblar, terminó diciendo que si la aceptaban bien, si no, también.

 

Pues, bueno, qué se podía esperar del circo llamado Cabildo.

Grupo Padilla Hnos.