Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

EL MOLCAJETE

Publicado

el

¡Páasele, páasele, páaaasele al circo de payasitos pobres!… eso sí, la entrada es restringida y con cateo en la puerta. Así, nada más y nada menos, es como se ven las sesiones del Cabildo de Guaymas, como la de ayer, en la que hubo rebatinga de cartulinas a manifestantes y hasta madrazos entre regidores… y la alcaldesa, disfrutando.

 

Resulta y resalta que las sesiones, donde las llamadas autoridades deben tomar acuerdos para el bien del pueblo, se han convertido en un pobre espectáculo para disfrute de doña Sarita Valle y su nueva mascota, El Lenchón.

 

Desde antes de iniciar la reunión del Ayuntamiento en pleno, estaba cantada la presencia de transportistas, domperos pues, que tienen varios días reclamando el pago por servicios a la administración de doña Sara, y… ‘nanay’, nadie les hace caso y mucho menos ven el dinerito en sus manos.

Ante eso, y como era de esperarse, el remedo de operador político, el secretario y virreicito del Ayuntamiento, Arturito Lomelí, instaló policías en la puerta de la sala del Cabildo, donde un tremendo sainete se armó, cuando una de las manifestantes entró con cartulina en mano.

 

¡No lo hubiera hecho!, porque uno de los polis la siguió y en plena reunión le arrebató la cartulina a la manifestante, que se salió echando chispas y los dimes y diretes se desataron en los pasillos de Palacio.

 

Pero la cosa no quedó ahí, entre regidores hasta alusiones a la progenitora hubo, con la sonrisa de oreja a oreja de la alcaldesa y de su nuevo bufón, El Lenchón, que por cierto no fue ni agua ni pescado, pes se abstuvo de votar a favor o en contra de la revocación del acuerdo con Conagua, que como parte está el ser aval de la CEA, bronca en la que el mismísimo Lorenzo de Cima, como alcalde, metió a Guaymas, y por eso ya le descontaron al municipio un millón 400 mil pesitos de participaciones federales.

 

¡Pero no pasa nada!… con eso de que el Lenchón ya le habla al oído a la alcaldesa, se entiende que no haya votado por la permanencia de un acuerdo que él mismo propuso… imagínese a dónde irá a parar Guaymas.

 

¡Guaymas Va!… ¡pero de picada!

Grupo Padilla Hnos.