Escucha FM105

Visita nuestras redes

Nacional

Antes de ser hallado muerto, Ulises habría sido detenido por policías de Sinaloa

Publicado

el

Personal de la Fiscalía dio a conocer a familiares que los restos encontrados el lunes dentro de un dren eran de Ulises.

Sinaloa.- La búsqueda y las manifestaciones para dar con el paradero de Ulises Guadalupe, quien desapareció el pasado primero de noviembre en el campo pesquero de Altata, perteneciente a Navolato, finalmente fueron en vano: el día de ayer, personal de la Fiscalía General del Estado dio a conocer que el cuerpo encontrado el lunes pasado dentro de un dren de aguas negras ubicado en el poblado de El Bledal pertenecía al joven estudiante de Agronomía. Después de tres días del hallazgo, y de acuerdo con las pruebas de ADN, estas resultaron compatibles en un 99 por ciento.

Ante el dictamen, familiares tienen ciertas dudas de que los restos encontrados sean los de su consanguíneo.

Desaparición
Ulises Guadalupe N., de 21 años de edad, desapareció el primero de noviembre. De acuerdo con declaraciones de familiares, se encontraba en el panteón de Altata, y alrededor de las 18:30 horas decidió ir a cargar combustible a la gasolinera que se encuentra en la entrada del campo pesquero, y a su regreso se topó con un retén de policías estatales que estaba ubicado justo en la escuela secundaria del poblado.

Comentaron que los policías estatales lo detuvieron y lo subieron a una patrulla de las llamadas Rino con el número 3662, y desde entonces perdieron toda comunicación con él.

Al no saber nada de su paradero, familiares interpusieron una denuncia por su desaparición, y otro día realizaron un plantón en el patio de Palacio de Gobierno, pidiendo que los atendiera el gobernador para exponerle el caso; pero fueron recibidos por Cristóbal Castañeda Camarillo, titular de la Secretaría de Seguridad Pública.

El pasado miércoles 6 de noviembre, familiares y amigos de Ulises realizaron una manifestación sobre la carretera Navolato-Altata, bloqueando la vialidad por espacio de dos horas, hasta que llegó el alcalde de Navolato y dialogó con ellos, quien les dijo que no los dejaría solos con el caso y que los apoyaría en lo que necesitaran para la búsqueda del joven estudiante. Por su parte, la familia exigía mediante pancartas a policías la ubicación de Ulises.

Localizado
El día de la localización del cadáver se avisaba al 911 que bajo el puente del dren Aguapepe, que se ubica por el camino de terracería que conduce de El Bledal a la comunidad del Tigre, perteneciente a la sindicatura de Juan Aldama, había un cuerpo en estado de descomposición y que presentaba disparos en rostro, costilla y el pie derecho.

Cierta duda
Familiares comentaron para esta casa editorial que confían en la información que les otorgó la Fiscalía; sin embargo, seguirán indagando por su cuenta para asegurarse de que los restos que les fueron entregados sean los de su ser querido.

Ayer todavía lo buscaban con vida
Con inmenso dolor que reflejaba en sus ojos, Flor Valenzuela clamaba a la ciudadanía la ayuda para localizar a su hijo, quien desapareció el viernes pasado en el puerto de Altata, Navolato.

Ayer recibía consuelo por sus familiares y amigos: “Tu hijo va a regresar, ya verás”, “es un chico muy bueno”, entre otras muestras de solidaridad. Esas palabras la hacían derramar lágrimas una y otra vez. Horas más tarde recibiría la mala noticia de que Ulises había sido encontrado, pero muerto.

La mamá de Ulises Guadalupe vivió días horribles porque pasó seis días sin conocer el paradero de su tercer hijo, quien tenía 21 años de edad, a quien describió como un joven tranquilo que en las tardes se subía a su motocicleta y se iba con sus amigos. Ella le hablaba y le decía: “Vente ya, hijo”, a lo que él le respondía: “Ya voy, mami”, y llegaba. Dijo extrañar ese “ahí voy, mami”.

El caso de Ulises Guadalupe se describe como un misterio en Navolato, porque no tenía problemas. Antes de su desaparición, no tuvo un comportamiento extraño, dijeron algunos de sus familiares.

El Día de los Angelitos, este joven acudió al panteón y visitó la tumba de una joven que fue su novia, de ahí se subió a su motocicleta y estuvo en la gasolinera de Altata; luego se fue rumbo a la secundaria.

Con información de DEBATE.

Continuar leyendo

Grupo Padilla Hnos.