Escucha FM105

Visita nuestras redes

Salud

Crean páncreas artificial que podría ser la cura para la diabetes

Publicado

el

Hasta el momento ha sido probado en animales, las pruebas en humanos podrían comenzar en 12 meses

Jerusalen.- En los próximos años podría llegar la cura para la diabetes, o al menos es lo que indican científicos israelíes que han desarrollado un páncreas bioartificial utilizando tejido pulmonar de cerdo y células que secretan insulina.

El dispositivo es desarrollado por la empresa Betalin Terapeutics y funciona al conectarse con los vasos sanguíneos del paciente para medir los niveles de azúcar en el cuerpo y determinar la cantidad de insulina a liberar para tener los niveles óptimos de esta sustancia.

De acuerdo a Nikolai Kunicher, director de Betalin Terapeutics, actualmente existen métodos para controlar la diabetes, pero esta sería una cura pues le devuelve al páncreas diabetico la capacidad de liberar insulina al cuerpo.

Actualmente este método ha sido probado únicamente en animales pero se espera que en los próximos años sea probado en humanos. Para esto se busca recaudar 5 millones de dólares de los cuales se llevan 3.5 millones. Se espera que el páncreas cueste cerca de 50 mil dólares por paciente. Se espera que las pruebas con humanos comiencen en 12 meses y cualquiera que utilice insulina para controlar la diabetes es elegible para utilizar los prototipos de páncreas biológicos.

Qué es la diabetes
La diabetes es una enfermedad ocasionada por la falta de insulina, esto hace que la glucosa se acumule en el cuerpo y ocasione estragos a corto y largo plazo. Existen dos tipos de diabetes:

Tipo 1. Ocurre cuando el cuerpo no produce nada de insulina, es llamada diabetes juvenil pues generalmente se descubre en niños y adolescentes.

Tipo 2. El cuerpo no usa la insulina como debería o no produce la suficiente. Esta tipo era exclusiva de los adultos, pero se ha comenzado a detectar con más frecuencia en personas jóvenes.

Los síntomas de la diabetes son:
Hambre extrema.
Sed extrema.
Micción frecuente.
Pérdida de peso inexplicable.
Fatiga o somnolencia.
Visión borrosa.
Heridas, llagas o moretones de curación lenta.
Piel seca, con comezón.
Hormigueo o entumecimiento en las manos o los pies.
Infecciones cutáneas, periodontales, de la vejiga o vaginales por hongos frecuentes o recurrentes

Continuar leyendo

Grupo Padilla Hnos.