Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

EL MOLCAJETE

Publicado

el

Como si estuvieran jugando a las correteadas, así traen los delincuentes a policías y militares en Guaymas, de un lado a otro, con todo y la pomposamente llamada Guardia Nacional, que no ha podido o no ha sabido poner un alto a la violencia.

 

Mucho se ‘cacaraquea’ que la Guardia Nacional y la Marina están haciendo labores de inteligencia, pero ahora que sí, están resultando más inteligentes los operadores de los sicarios, que traen vueltos locos a los uniformados, que nomás se voltean a ver unos a otros, sin resultados.

 

Un ejemplo real de lo que les digo, es lo sucedido la tarde de ayer, cuando fueron escuchados como 50 balazos en el popular sector del Banquetón, en la colonia Golondrinas, y que te van para allá un montón de policías y otro montón de militares, y se me olvidaba, también los de la Guardia Nacional.

 

Recorrieron calles y más calles, hasta un drone sacaron para hacer el circo más atractivo y que la función valiera la pena… y nada.

 

Resulta que en el otro extremo de la ciudad, allá en Guaymas Norte, estaban ejecutando a un hombre. Es decir, los criminales crearon caos, balacearon hasta viviendas, para que todo mundo se movilizara y los buscara, mientras que hacían de las suyas en otra parte.

 

Eso, lo de ayer, nada más es un ejemplo, porque eso se ha repetido una y otra vez, y todos, policías y militares vuelven a caer, con todo y esos trabajos de inteligencia que tanto presumen, pero que ha servido para tres cosas: para nada, para nada y para nada.

 

Con la famosa Guardia Nacional, con marinos en las calles, con un militar comandando la policía municipal y un montón de estatales, crearon muy altas expectativas, que hasta ahorita han resultado falsas esperanzas para los guaymenses que anhelan poder salir a la calle sin pensar en que se pueden topar con una bala.

 

Si hay algo muy claro, es que ni los policías ni los militares juntos han podido darle a los guaymenses esa seguridad, siguen siendo corporaciones de reacción, actuando cuando los delitos ya pasaron.

Grupo Padilla Hnos.