Escucha FM105

Visita nuestras redes

Curiosidades

Mujer se come a su caballo y recibe amenazas de muerte

Publicado

el

Una aprendiz de chef noruega recibió una ola de críticas y amenazas de muerte por haber cocinado y comido a su propio caballo

Noruega.- Una joven noruega de 18 años causó indignación en redes sociales e incluso ha recibido amenazas de muerte tras compartir que había cocinado y comido la carne de su caballo, sacrificado en 2018 por una enfermedad.

Hace algunos días, Pia Olden, cuyas dos más grandes pasiones son la cocina y los caballos, compartió a través de Facebook una publicación donde mostraba cómo había cocinado la carne de su caballo llamado “Drifting Speed” y luego se la comió.

Es un poco extraño comerme a mi propio caballo, pero mi corazón de chef decía que debía hacerlo”, escribió en la publicación.

Junto al mensaje aparecían una serie de fotos donde mostraba a detalle la manera en que decidió cocinar la carne del animal, con pimientos y mango.

Lejos de agradar a los internautas, la publicación desató reacciones de indignación y enojo, entre las cuales figuran incluso amenaza de muerte dirigidas a Olden, quien ha crecido junto a su familia en una granja rodeada de animales.

“Algunos han estado diciendo que merezco ser asesinada por comerme a mi propio caballo. Otra persona dijo que debería perder el derecho a tener animales”, narró la joven al diario Dagbladet.

Sin embargo, para Pia Olden, esta era una forma de honrar a su caballo, pues asegura que “es peor para la carne ser enterrada y devorada por los gusanos.

La joven aprendiz de chef sostiene que, al haber crecido rodeada de animales en una granja, su percepción sobre la carne “es distina” y su relación con los animales llega a ser “más realista”.

La ola de críticas, para las cuales no estaba preparada, la hicieron decidir eliminar la publicación. Olden considera que el tema de la carne de caballo como comida se mantiene como un tabú, pese a que se sabe que es perfectamente comestible.

Su caballo Driftin Speed, con el cual tenía un vínculo especial, tuvo que ser sacrificado en 2018 debido a una enfermedad. Su carne había sido guardada en un congelador desde entonces, y fue hasta ahora que se decidió por cocinarla.

“La carne de caballo es comestible, y cuando sacrificaron al mí, pensé que comérmelo era lo correcto. Es la mejor carne que he probado nunca”, puntualizó.

Continuar leyendo

Grupo Padilla Hnos.