Escucha FM105

Visita nuestras redes

Salud

Crean vacuna contra la adicción a la cocaína

Publicado

el

Actúa como un “pacman”; persigue y absorve los componentes de la cocaína antes de que lleguen al cerebro

La vacuna contiene una porción desactivada del virus de la gripe 

Estados Unidos.- Las drogas adictivas y altamente destructoras de los sistemas del cuerpo humano son un grave problema mundial. Muchas veces las terapias para superar la adicción a ellas es dura tanto para quien la padece como para sus familiares y siempre está el riesgo de recaída. La cocaína se encuentra entre las drogas más adictivas y la que más causa dificultad para rehabilitar a los adictos.

Una nueva vacuna contra cocaína podría ser fuertemente efectiva para que los adictos puedan superar la adicción, esta funciona haciendo que las personas que reciban la vacuna no puedan sentir los efectos placenteros que causa la cocaína en el cerebro.

Al inhibir la llegada de la cocaína al cerebro, no se crea el estímulo de placer y pasa desapercibida por el cuerpo hasta la eliminación natural. La vacuna está compuesta por una porción del virus de la gripe desactivado y una sustancia conocida como GNE que imita la química de la cocaína, tendría como rol ayudar en la rehabilitación de los adictos a esta droga.

Según las últimas estadísticas disponibles del Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) en 2008, 5.3 millones de estadounidenses mayores de 12 años habían abusado de la cocaína en cualquier forma y 1.1 millones habían abusado del crack al menos una vez en el año anterior a ser encuestado.

 

La cocaína, derivada de la hoja de la planta de coca Erythroxylaceae, es una droga muy potente que, como sal, se inhala o disuelve en agua y se inyecta directamente en el torrente sanguíneo. La sal también a menudo se neutraliza para formar una forma insoluble de “base libre” que se fuma.

Una vez ingerido en el torrente sanguíneo, el fármaco cruza la barrera hematoencefálica y se acumula rápidamente en el cerebro. “Los niveles cerebrales aumentan muy rápidamente una vez que la cocaína se introduce en el sistema”, dijo Janda.

Además, la cocaína se acumula en partes de los sistemas de recompensa del cerebro, como el núcleo accumbens. Allí, las moléculas de cocaína interfieren con la regulación normal de la dopamina al unirse a los transportadores de dopamina y bloquear su reciclaje del neurotransmisor.

Continuar leyendo

Grupo Padilla Hnos.