Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

EL MOLCAJETE

Publicado

el

Y va de ‘nuez’… padres de familia, jóvenes y niños, vivieron un verdadero tormento en la entrega de uniformes escolares, pues ya no hallaban donde meterse ni a quién recurrir, por el calorón y la pachorra de quienes estaban realizando la entrega, pues, como vil limosneros, tuvieron que permanecer en la enorme fila por lo menos cuatro horas.

 

Hay cosas que no se valen, diría mi nana, y lo ocurrido durante el primer día de entrega de uniformes ‘gratuitos’, es una de ellas. La falta de organización afloró y cada persona duraba un mínimo de 20 minutos para ser atendida.

 

Eso, es lo que originó que hubiera personas que se estuvieron cinco horas, o hasta más, pues hubo quienes por tal de ser de los primeros en ser atendidos, llegaron desde las cinco de la mañana, otros llegaron a las siete y los que de plano se durmieron, a las ocho.

 

Pero no por levantarse más temprano les fue mejor, porque esos que llegaron a las cinco, tuvieron que estar bajo los rayos del sol y aguantando el calorón, unas siete horas.

 

Ese uniforme ‘gratuito’, no lo es ni tanto, porque quienes acudieron tuvieron que gastar de su dinero para hidratarse, pagar camiones, en algunos casos taxis, pero hay otros que de plano tuvieron que dejar de trabajar, perdiendo su sueldo del día.

 

Los comerciantes encargados de la entrega de uniformes, deben crear conciencia del la molesta y dañina situación que le provocan a quienes acuden por los uniformes de sus hijos… no son limosneros y esos comerciantes deben organizarse para hacer las cosas bien o de plano, tiren la toalla.

 

Pero también la Secretaría de educación y Cultura debe intervenir, pues al final es la dependencia de Gobierno encargada de que los uniformes lleguen a la mano de sus beneficiarios y bien, sin contratiempos y mucho menos, sufriendo barbaridades.

 

Grupo Padilla Hnos.