Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

EL MOLCAJETE

Publicado

el

¡A veces hace falta la oscuridad para ver mejor las cosas!, es el refrán favorito de la directora de Servicios Públicos Municipales en Guaymas y vaya que se lo ha tomado muy en serio, pues continúan en tinieblas varias colonias y hasta concurridos sectores del centro, valiéndole un cacahuate el clamor de la gente. Si no cumple ni siquiera con sus siete horas de trabajo, imagínese si le podrá cumplir a la ciudadanía.

 

Y es que a doña Marisela Zataráin, le entra por un oído y le sale por el otro el clamor de la gente, por la falta de alumbrado público y por todas las notorias deficiencias que hay en los servicios y todo, por no atender su labor.

 

Ya hasta afónicos andan muchos, de tanto gritar pidiendo auxilio por la oscuridad que hay en sus colonias, que como dice mi comadre Tenchita, parecen ‘bocas de lobo’. Pero los que andan encantados con Marisela son los pillos, los cacos, los ladrones, pues, porque con tanta penumbra, les facilita el hacer de las suyas.

 

Y mientras los ratas sí cumplen con su labor, hasta con horas extras, doña Marisela Zataráin sigue sin cumplir con sus 7 horas de trabajo al pueblo, como lo marca su horario, porque simplemente no quiere dejar el sueldo de profesora en el CET del Mar, donde la pueden encontrar desde las siete hasta las once de la mañana. ¡Ahí nomás!

 

Pero eso sí, ella misma dijo haber revisado y pues resulta que no está violando ninguna ley, porque se trata del magisterio, en otras palabras, mientras sea profesora puede seguir incumpliendo en la dirección de Servicios Públicos.

 

Si dice que no está violando ninguna ley, lo que está haciendo es incumplir con su horario de trabajo en la administración municipal y eso es falta de ética y de un verdadero compromiso con la comunidad a la que dice servir.

 

Y… si no está violando ninguna ley, lo que sí está haciendo es descuidar todo lo que involucra la dependencia de la que es directora. Un ejemplo es el alumbrado, otro, es el Mercado Municipal, que está convertido en un polvorín, con un administrador querendón a veces, pero violento en otras, que hasta ha lanzado amenazas a varios regidores.

 

Pues así las cosas con doña Marisela, quien se tiene que decidir por uno u otro empleo, ya ven que dicen que ‘el que mucho abarca poco aprieta’.

 

Y por cierto, hablando de oscuridad, al que se le nubló la vista, pero de los nervios, es al ex tesorero municipal de Guaymas, Santiago Luna, ‘porque ya le pidieron la bola’ como delegado de la Profepa en Sonora.

 

Ahora sí anda que se come las uñas y hasta se ha dado mordidas en los dedos, porque está en veremos su recontratación.

 

Tranquilo Santiago, si fue el mismo Andrés quien te ofreció el trabajo, no hay por qué preocuparse.

 

Grupo Padilla Hnos.