Escucha FM105

Visita nuestras redes

Nacional

Peña Nieto “apostó” por más casinos en su último año de Gobierno

Publicado

el

Durante el sexenio pasado se otorgaron 233 autorizaciones, 88 de ellos en 2018

Pese al escándalo que se dio en la administración de Vicente Fox por la expedición masiva de permisos para la apertura de casinos, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto se otorgaron 233 autorizaciones, de acuerdo con información otorgada vía transparencia. En el documento se advierte que 40 de ellos se dieron de baja.

Entre las principales empresas beneficiadas se encuentran Operadora de Coincidencias Numéricas, Petolof y Espectáculos Deportivos de Occidente. Cada una recibió permisos para abrir 30 salas de apuestas. Esta última obtuvo además una prórroga para operar 15 años más.

Cerca de 40% de los permisos expedidos durante el sexenio pasado se dio durante el último año de Gobierno, con un total de 88.

Al concluir la administración de Felipe Calderón se tenían 725 permisos para operar centros de apuestas en todo el país; incluso 373 aún sin abrir. Actualmente funcionan 367 centros, 31 de estos en Jalisco.

Pese a clausura, obtienen permiso
A partir de 2010 se generó un debate sobre la proliferación de casinos en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), donde algunos casinos abrieron sin contar con el permiso de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Algunos de estos fueron los centros de apuestas Capri y GDL Casino, ambos de Operadora Megasport. En el caso del primero, en ese año trascendió un documento donde el entonces regidor de Guadalajara, Eduardo Almaguer concedió la anuencia para la instalación del negocio, pese a que el único facultado para este fin era el alcalde. Ambos espacios fueron clausurados, pero el Capri logró abrir poco después con el permiso de Megasport, el cual fue revocado en 2014, por lo que ahora opera bajo el amparo de otra empresa.

El inmueble que ocupaba GDL Casino, en Niños Héroes 1406, logró abrir hace algunos meses con el permiso de la Segob. Sin embargo, lo hizo con el nombre de Copa Cabana y a través del permisionario Espectáculos Deportivos de Occidente, que fue uno de los principales beneficiados durante el sexenio pasado. Recibió 30 nuevos permisos y una prórroga para operar por 15 años más.

Descartan apertura de más casinos
A pesar de que Zapopan es el municipio que concentra el mayor número de casinos en Jalisco, ninguna las aperturas se dio de manera reciente, aclaró Alfredo Aceves Fernández, director de Padrón y Licencias.

Indicó que tampoco hay trámites para la operación de nuevos espacios y si tuvieran información sobre nuevas autorizaciones, no lo permitirían.

“Afortunadamente no ha habido una solicitud, pero la política es no aperturar este tipo de giros en Zapopan. No está en nuestra agenda la de aperturar este tipo de establecimientos”.

A diferencia de Guadalajara, en Zapopan no expiden licencias para la operación de casinos. El funcionario público declaró que no ven gran beneficio con estos giros.

“Obviamente este tipo de negocios tienen sus pros y sus contras. Podemos decir que al final del día te generan dinámica económica. Por otro lado hay un tema de salud pública, como la ludopatía. Son actividades económicas de la ciudad, pero no propiamente que le den un beneficio al Gobierno”.

“Me acabé mis ahorros, estoy endeudada”
Desde niña, Sofía —nombre ficticio— siempre tuvo gusto por los juegos de apuestas: la lotería, juegos de cartas en familia y más. Luego de casarse, hace alrededor de 30 años, cada 14 de febrero comenzó a acudir junto con su esposo a Las Vegas; sin embargo, no le fue suficiente y decidió también ir en su aniversario de bodas, pero comenzó a tener problemas.

“Él no tiene la enfermedad. A él le gusta jugar pero podría decir: ‘Ya perdí equis cantidad y ya me voy a dormir’, pero a mí no me gusta perder. (Me gustaba quedarme) hasta que me recuperaba, hasta las cuatro o cinco de la mañana, porque lo único que me importaba era estar jugando”.

Pese a todo, sólo era en un par de ocasiones al año cuando satisfacía su adicción. “El problema fue cuando vienen los casinos aquí a Guadalajara, porque entonces no era una o dos veces al año, sino era tener aquí la tentación y estar yendo cada vez que se podía al casino. Ahí fue donde mi adicción se dispara”.

Sus visitas a los centros de apuestas eran diarias. Sofía buscaba cualquier pretexto para acudir incluso varias veces en un mismo día.

“Comenzó a salírseme de las manos el problema. Mentía (al decir) que iba a otro lado. Me acabé todos mis ahorros. Empecé a pedir prestado y después no nada más pedía prestado sino que le robé dinero a mi esposo y me lo gasté. Estoy endeudada…, le debo a hermanas, a mi mamá, a amistades”.

En su grupo de ayuda Jugadores Anónimos saben que la ludopatía es una “enfermedad del alma” que no se cura, sino que se trata paso a paso junto con los compañeros. “Hablamos de lo mismo. En otro lugar, otras personas no entienden que es algo más que simplemente un vicio. Es una adicción, una enfermedad”.

Sofía considera el juego como un escape de la realidad. Sin embargo, por su adicción perdió tiempo, salud y amigos. “Muchas veces es esa parte mundana que quiere el placer, es un hábito. Las conexiones neuronales son tan carambas que a veces hay un sonido, un olor que te recuerda al casino y quieres ir”.

La importancia de acudir a los grupos de apoyo, aseguró, es que todos hablan el mismo idioma, existe una comunión y buena voluntad que los impulsa a querer dejar de sufrir.

A diferencia de un internamiento que puede costar cien mil pesos, ellos solo hacen aportaciones voluntarias de 20 o 50 pesos para pagar la renta del espacio y el café.

De los 31 casinos que operan en el Estado, Zapopan es el que más tiene con un total de 11, le siguen Guadalajara con siete y Puerto Vallarta con cuatro. En Tonalá y Ocotlán hay dos, mientras que otros cinco municipios cuentan con uno.

Continuar leyendo

Grupo Padilla Hnos.