La víctima fue identificada como Miguel, de 35 años, además, fue herido un joven de 24 años, identificado como Francisco David, alias “El Bebé”.

Un hombre se convirtió en la primera víctima de la violencia al ser  ejecutado en el interior de un domicilio mientras que otro que lo acompañaba emprendió la huida y fue lesionado a balazos calles adelante, en tanto que el dueño de la casa resultó ileso, en hechos ocurridos en la colonia Solidaridad, la fría tarde de este segundo día del año.

De acuerdo con vecinos, fue antes de las 17:00 horas cuando escucharon varias ráfagas de arma de fuego, al parecer de grueso calibre y al salir para ver lo que había pasado, observaron que de una de las casas ubicadas en la calle Desemboque, entre Sierra Colorada y Sierra Madre Occidental, salía una persona de aspecto joven corriendo.

Inmediatamente, los tripulantes de dos automóviles sedán, uno al parecer de la marca Honda que estaba con la marcha encendida, frente al domicilio en donde ejecutaron al hombre, salieron en su persecución, así como los de un pick up que estaba estacionado en la esquina de la calle Desemboque y Sierra Colorada.

Sin embargo, la carrera de Francisco David, alias “El Bebé” de 24 años, se detuvo en la calle Cofre de Perote y Sierra Madre Occidental, en donde fue copado por los tripulantes de los vehículos, quienes le dispararon impactándolo en el abdomen y en una pantorrilla, por lo que es reportado grave.

De inmediato, los testigos dieron aviso al 911 por lo que al lugar acudió personal de Cruz Roja, cuyos paramédicos lo trasladaron a recibir atención médica.

En el caso de la persona que perdió la vida, fue identificado como Miguel, de 35 años de edad, quien estaba de visita en el lugar donde fue ultimado a donde llegaron los sicarios y abrieron fuego, mientras que el dueño de la casa, identificado como Daniel, resultó ileso.

A ambas escenas llegaron elementos de Seguridad Pública Municipal, como primeros respondientes, así como efectivos de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC) y de la Policía Estatal de Seguridad Pública.

Además, acudieron elementos de Servicios Periciales y en el primer caso, personal del Servicio Médico Forense, quien una vez tomadas las medidas y levantadas las evidencias, procedieron a trasladar el cuerpo para la necropsia de ley.