Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

EL MOLCAJETE

Publicado

el

Recordando una célebre frase del también famoso ex director de Seguridad Pública en Guaymas, Óscar Villa Encinas: “no se los roban, nada más los cambian de lugar”. Haaaa, pos’ que ‘cambiadero’ de lugar se traen en vehículos en la llamada Ciudad Jardín, “es mi Empalme, Sonora”, dice la canción.

 

Resulta que en sólo tres horas, los llamados ladrones, amantes de lo ajeno o ratas, desaparecieron como por arte de magia una motocicleta y un automóvil sedán y lo peor del caso es que de lugares sumamente concurridos, además del robo en un establecimiento comercial, en el meritito centro de la ciudad.

 

Bien decíamos que estaba ‘canijo’ que un hada madrina apareciera para terminar con los robos y asaltos, insistimos, no con buenos deseos del comisario de la Policía Municipal, Marco Vinicio Gálvez Gutiérrez, se acabarán los delitos.

 

Se requiere una verdadera estrategia de prevención que ayude a disminuir el número de robos y asaltos y no diciendo “esperamos que bajen”, se acabarán.

 

Mientras, pos’ los perjudicados ‘pegan de gritos’ y reclaman trabajo a los ‘polecías’, diría mi comadre Hermenegilda

 

¡Que poco aguantan… en Guaymas hasta los mismísimos policías cambian de lugar el dinero, ¡el de sus compañeros!

 

Como les platicábamos ayer, pues que sablearon a un policía comisionado en la zona oriente de la ciudad, en la misma patrulla se le cayó la cartera con más de 12 mil pesos y se la robaron, ¡perdón!… la cambiaron de lugar.

 

Pues que va en serio el policía afectado y ya realizó la denuncia correspondiente y se dice, que traen entre ojos a un ‘poli’, uno de sus compañeros pues, que tiene fama de mago, desaparece hasta lo que no se imaginan.

 

Y don Silvestre Armenta, el flamante comisario de Seguridad Pública, calladito, no se atreve a sacar la cabeza, no vaya ser que se la arranquen.

 

Él, en los cursos de alcoholimetría es feliz. ¡Que suene la caja registradora!, nomás.

 

Grupo Padilla Hnos.