Escucha FM105

Visita nuestras redes

Salud

Cómo prevenir las Infecciones Respiratorias Agudas

Publicado

el

Las infecciones respiratorias agudas son un grupo de enfermedades que afectan desde oídos, nariz, garganta y hasta los pulmones.

La mayoría de ellas se autolimitan, es decir, se curan solas sin necesidad de otorgar tratamiento. Generalmente duran menos de 15 días.

¿Cómo se transmiten las infecciones respiratorias agudas?
Casi un 90% de las infecciones respiratorias son causadas por microorganismos llamados virus, los cuales no requieren que se administre tratamiento antibiótico. Las bacterias, parásitos y hongos, también pueden producir estas enfermedades, aunque en menor frecuencia.

Los microorganismos se transmiten por el contagio de persona a persona, principalmente por gotitas de saliva que se expulsan al hablar, toser o estornudar.

Casi siempre las personas se tapan la boca o nariz al toser o estornudar con las manos, las cuales se impregnan con las gotitas de saliva y si no se lavan, al tomar cualquier objeto o incluso, al saludar de mano, transmiten los microorganismos y con ello, la posibilidad de contagiar a otras personas, ya que los microorganismos pueden entrar a través de la boca, nariz o los ojos.

En la temporada de frío (octubre a marzo) es cuando las infecciones respiratorias agudas suelen presentarse con mayor frecuencia.

¿Cuáles son las principales características de las infecciones respiratorias agudas?
Se manifiestan de diferentes formas, de acuerdo al órgano que se encuentre afectado.
Las niñas y niños pueden presentar síntomas como tos, dolor de cabeza, fiebre, mal estado general, ronquera, dolor o secreción de oído y nariz tapada por secreción de moco.
Cuando tu hija o hijo presente alguno de estos síntomas, llévalo a la unidad de salud más cercana para que el personal médico lo valore y te indiquen el tratamiento adecuado, de esta manera, puedes prever complicaciones.

Los peligros de las infecciones respiratorias agudas
Aunque la mayoría de las infecciones respiratorias agudas se autolimitan (no requieren medicamentos para curarlas), algunas pueden complicarse con neumonía, por lo que es importante que acudas con tus hijos a la unidad de salud para que lo revisen si detectas tos, dificultad para respirar, se le hunde el pecho y las costillas, se queja, le chilla el pecho, se ve morado de los labios, respira muy rápido y existe fiebre muy alta.

Una complicación menos grave es la sordera, que se produce cuando hay infecciones frecuentes de los oídos.Existen algunos factores de riego, que hacen que los menores de cinco años sean más propensos a padecer estar enfermedades, como son:

Bajo peso al momento de nacer.
Lactancia materna ineficaz.
Hacinamiento.
Exposición a humo.
Desnutrición.
Vacunas incompletas.
Aprende qué hacer cuando tu hija o hijo enfermen de infección respiratoria aguda.

Es importante que si los niños presentan datos de una infección respiratoria aguda acudan a la unidad de salud, para que les indiquen el tratamiento adecuado. Además, existen medidas generales para cuidarlos en casa cuando están enfermos y medidas de prevención para evitar contagios y nuevos episodios.

Evita automedicar a los menores, sobre todo con antibióticos, ya que estos pueden ocasionar que los microorganismos se hagan resistentes y ocasionar formas graves de las enfermedades. Recuerda que la mayoría de las infecciones respiratorias agudas, son ocasionadas por virus y se autolimitan

ABC del manejo en el hogar
Existen tres reglas básicas que se deben poner en práctica desde el momento en el que inician las infecciones respiratorias agudas, se les conoce como el ABC del manejo en el hogar:

Alimentación adecuada: para prevenir la desnutrición. Es necesario continuar con la lactancia materna o leche que toma actualmente y con su alimentación habitual. Recuerda que probablemente tenga la garganta inflamada o irritada, por lo que procura darle alimentos suaves (cocidos o en papillas). Incrementa el consumo de frutas que tengan vitamina C, generalmente son las de color amarillo o naranja.

Bebidas abundantes: para facilitar la expulsión de moco o flemas. Dale muchos líquidos, principalmente agua simple. Puedes darle líquidos tibios para mejorar la molestia de la garganta, por ejemplo, tés.

Consulta oportuna: Recuerda que una tos o catarro bien cuidado, no tiene por qué complicarse. Si tu hija o hijo presenta uno más de los signos de alarma acude a tu unidad de salud para que lo valores inmediatamente.

Los signos de alarma son:

Respira muy rápido y se agita más de lo normal.
Tiene dificultad para respirar.
Tiene pus o secreción en el oído.
Fiebre de difícil control.
Dificultad para beber o amamantarse.
Se ve más enfermo.
Foto de mano creado por freepik – www.freepik.es
Esta nota incluye información de: Secretaría de Salud

 

CMS MEDIOS

Continuar leyendo

Grupo Padilla Hnos.