Escucha FM105

Visita nuestras redes

Salud

La aplicación para móvil que diagnostica la anemia a través de una foto de tus uñas

Publicado

el

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, más de 1.600 millones de personas en todo el mundo padecen anemia, siendo los niños en edad preescolar el grupo de mayor prevalencia. Esta enfermedad consiste en una disminución de la concentración de hemoglobina en sangre, que puede deberse a causas muy diferentes, como la falta de hierro o la presencia de otros trastornos subyacentes. Es responsable de un abanico variado de síntomas, como fatiga, irritabilidad, dolores de cabeza y dificultad para concentrarse.

Ante la presencia de estos síntomas, el médico encargará un análisis de sangre, a partir del cual se realizará un hemograma, que mide la concentración de los diferentes componentes sanguíneos, y en muchos casos también un frotis, en el que se observa la sangre directamente al microscopio. Además, según la sospecha del posible origen de la sintomatología, se pueden solicitar otras pruebas, como la medición de los niveles de hierro o vitamina B12. En cualquier caso, todas estas pruebas requieren que el paciente acuda a su centro médico y se someta a una extracción de sangre. Es un procedimiento sencillo, que no tiene por qué suponer mucha molestia si se hace de forma aislada. Sin embargo, en las personas afectadas por trastornos en los que la anemia es un síntoma muy frecuente, es necesario hacerlo de una forma muy continua. Para solventar este problema, un equipo de ingenieros biomédicos de la Universidad de Emory ha desarrollado una aplicación para smartphone que diagnostica la anemia simplemente con ayuda de una foto de las uñas del paciente. El programa, que se describe en un estudio publicado hoy en Nature Communications, se ajusta a cualquier tipo de piel y realiza diagnósticos de gran precisión y sensibilidad.

Lo que las uñas dicen tu salud
Esta aplicación es el resultado del trabajo de investigación que el graduado en ingeniería Rob Mannino realizó durante su doctorado. El joven ingeniero padece un enfermedad hereditaria llamada beta talasemia, que se caracteriza por una mutación en el gen que codifica la beta-globina, por lo que no se puede formar correctamente la hemoglobina. Esto lleva a que estos pacientes tengan una anemia muy marcada, que requiere que se tengan que someter a menudo a transfusiones de sangre.

La aplicación es el resultado de la investigación de un estudiante de doctorado afectado por beta talasemia
Mannino ha pasado buena parte de su vida recibiendo una transfusión mensual. Sin embargo, a veces estas se realizan demasiado pronto, ocasionando efectos secundarios, o demasiado tarde. Por eso, decidió buscar un método que permitiera establecer de una forma sencilla y no invasiva en qué momento se debe reajustar el tratamiento o recibir una de estas transfusiones.

Para ello, comenzó realizándose fotos de sus uñas antes y después de cada transfusión. De este modo, comprobaba cómo cambiaba su apariencia en base a los cambios en la concentración de hemoglobina. A continuación, él y su equipo utilizaron las fotos de 337 pacientes cuyos niveles de hemoglobina se habían analizado a través de un hemograma. De este modo, se pudo ajustar aún más la correlación entre ambos factores y desarrollar un algoritmo que pudiera diagnosticar la presencia de niveles anormales de hemoglobina simplemente inspeccionando la fotografía.

Finalmente llegó el momento de probar el resultado, para lo cual se analizaron las uñas de 100 de los pacientes que inicialmente se prestaron voluntarios. Sin ningún tipo de calibración personalizada, se logró medir la concentración de hemoglobina con una precisión de 2’4 gramos por decilitro y una sensibilidad del 97%. Esto quiere decir que la variación más pequeña de concentración que puede detectar es de 2’4g/dl y que de cada 100 positivos acierta 97 correctamente. En busca de resultados aún mejores, procedieron a realizar una calibración personalizada con cuatro de los pacientes participantes, llegando a obtener una precisión de 0’92 gramos por decilitro. Actualmente se encuentran recogiendo datos adicionales que permitan hacer una calibración mucho más exacta, contribuyendo también a mejorar la sensibilidad.

 

Continuar leyendo

Grupo Padilla Hnos.