Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

EL MOLCAJETE

Publicado

el

¡Y que se le aguadó todo al Virrey del Ayuntamiento, Arturo Lomelí!, sí, el ‘mesmo’ que cada rato la ‘cajetea’… y lo ‘cajetean’ sus compañeritos regidores, disque por su enorme incapacidad, ¡a que muchachos tan levanta falsos!… ‘Pos’ que dijo mi mamá que siempre no y se suspendió su viaje a la Ciudad de México, donde ya se hacía gastando dinerito del erario público y desplegando sus grandes dotes de ‘negociador’, con los tiburones de Mifel.

 

Queeee bueno que al dueño de ocho comisiones en el Ayuntamiento se le cayó la negociada, porque se lo hubieran ‘comido en un totopo’, con eso de que en las encomiendas que le dan echa todo a perder el ‘manos de estomaguito’, dirían los “conocedores”.

 

Doña Sara Valle, la alcaldesa de Guaymas, fue quien desde El Segundo, California, se encargó de decirle a los guaymenses que la deuda con Mifel ya no les quitará el sueño, ni habrá amenazas de embargo; ¡todo quedó saldado!

 

Restregó a muchos que lo que no pudieron hacer en tres administraciones anteriores, es decir por largos 12 años, en su gobierno lo hicieron en menos de tres meses.

 

Hay que reconocer que la presidenta cayó bocas y le quitó gran carga a su propia administración y a los guaymenses en general.

 

El agradecimiento de doña Sara fue directo y sin titubeos. El mérito se lo llevó el ‘grillado’ tesorero Santiago Luna, por sus buenos manejos con los dineros y la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, con su intervención. ¡Así nomás!

 

Entonces, el Virrey y su séquito de bufones se tendrán que aguantar y seguir con sus desfiguros en Guaymas y en su principal escenario: las sesiones de Cabildo.

 

Le tiene que quedar claro al regidor Arturo Lomelí que él llegará hasta donde los titiriteros quieran, pero ni para ser títere está sirviendo.

Grupo Padilla Hnos.