Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

La Pedrada

Publicado

el

Muy al estilo ‘gringo’, los policías en Guaymas actúan como en el horrible filme de la “Masacre en Texas”, donde “atoraban” víctimas para llevarlos al matadero, aunque son aquí un tanto más sutiles, ya que lo que “destazan” es la cartera de los “conductores punibles” a través de los llamados filtros, que casualmente iniciaron en vísperas del aguinaldo.

En forma inedita, dichos filtros de policías municipales fueron “bautizados” como ‘Guaymas Va Seguro’, pero seguro al matadero, con muchos de los elementos de Tránsito y de la Policía que los utiliza como trampas de oso para exigir “moches” a cambio de libertad.

Y ¡ojo!, no digo que todos lo hagan, pero vaya que sí los hay y no es que yo tenga algo en contra de alguno, manifiesto lo que la gente cuenta, porque no es algo nuevo que estemos experimentando, los filtros son un vicio que emerge en las temporadas fuertes cuando se registra un incremento en el circulante económico.

¡Qué casualidad!, que no solo este gobierno, sino ¡todos! por igual, montan filtros preventivos en Semana Santa o Navidad, temporadas en las que además, arriban al puerto muchos vacacionistas nacionales, connacionales y extranjeros, que no hay necesidad de hacer notar esa cuestión, simplemente se colocan los filtros sin tapujos, cuando saben que la gente trae unos centavos en el bolsillo.

Y claro, en otros países, los filtros “preventivos” sí cumplen su función, pero ¡aquí es Guaymas!, donde las autoridades municipales, sin distinción de género, cree que es “todo muy bonito”, que los policías están actuando para inhibir el delito, que buscan el bienestar de los conductores y los orientan a no manejar bajo los influjos del alcohol por los riesgos que eso implica, pero no, la realidad es totalmente distorsionada a la imaginación de las cabezas administrativas.

En lo personal, me encanta ver esos nutridos filtros que sí cumplen una función de forma inmediata, que es obligar a los conductores a moderar los niveles de velocidad por las zonas donde los instalan, pero los obliga, no porque les tengan respeto, muchos bajan la velocidad porque buscan la más cercana desviación para evitar ser “destazados” por los “carniceros”, que “jalan” parejo con quienes sobrepasen los niveles de alcohol y con quienes solo traen aliento alcohólico, a todos por lo bajito, les dan “una rebanadita” en la cartera.

Por eso, es que la gente ha estado en su mayoría inconforme con este “renacimiento” de los filtros, que desafortunadamente no son conductas particulares de los elementos municipales, estos vicios señalados son herencias de todas las corporaciones, que quizá se iniciaron por la necesidad económica de un elemento, porque sí hay que mencionar, de plano sus sueldos son muy bajos para el riesgo que corren en funciones, pero ¡por favor! señores, no solo ustedes tienen necesidades económicas, esas personas a las que les “serruchan” el bolsillo, también las tienen, hagan conciencia y limítense a hacer su trabajo.

Es importante resaltar en este tema, que hay quienes sí gustan de regalar dinero a los “polis” por quedar bien, pero no todos pueden hacerlo, gran parte de la población en Guaymas es de clase asalariada y por ello, los “jefes” policiacos de la administración municipal, deben “cuidarles las manitas” a sus gentes y no dejarlos solos en los filtros, porque “cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta”.

Grupo Padilla Hnos.