Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

El Molcajete

Publicado

el

¡¡¡Vaya revoltura en el Molcajete político!!! Y es que el diputado local por Guaymas, Rodolfo Lizárraga Arellano, tuvo crisis de incontinencia verbal, que lo ha llevado a ‘cajetearla’ en repetidas ocasiones, lo que para los más mesurados se trata de un acelere por querer la Presidencia Municipal de Guaymas, mientras que otro “querendón”, Germán Carlos Boneo, fue inhabilitado.

El que siempre ha querido ser alcalde, pero no ha sabido cómo, Germán Carlos Boneo, ahora enfrenta una pesadilla, al ser inhabilitado por la Contraloría del Gobierno del Estado para ocupar cargos públicos por 10 años.

Como se dice, el personal de la Contraloría agarró “cochito” en el Isssteson de Guaymas al grillo doctor y le entregaron la notificación sobre su cese. Germán Carlos confió en la solicitud de amparo, pero no le funcionó.

Junto con el político priísta, también serían sancionados los médicos generales Noemí Fierro Sotelo, Aníbal Stalin García Ramos y el ginecólogo, Jesús Francisco Chávez Coronado, quienes sí se escondieron para hacer tiempo, esperanzados en obtener el amparo, sin saber que, de acuerdo a los conocedores, no lo tendrán.

Se dice que los médicos no han reunido los suficientes argumentos legales que les dé la presunción de inocencia que solicitan.

Por lo pronto, “se llevaron al baile” al querendón de Germán Carlos y ahora sí, que se olvide de su sueño guajiro.

Por su parte, el que ha hecho buenas propuestas al interior del Congreso, como el incremento de penas a quienes cometan delitos sexuales, es el diputado por Guaymas, pero que se ven rebasadas por sus notorios arranques, y es que, Rodolfo Lizárraga no puede dejar de ser quien siempre ha sido.

Así como acostumbra en sus ‘shows’, desde el principio el legislador del PT acaparó la atención deslindándose de acciones de diputados de Morena, partido con el que hizo la alianza que lo llevó a la curul estatal. La situación fue aclarada con sus propios argumentos, pero eso hizo que fuera señalado de traicionero y que diputados petistas se convirtieran de lleno en morenistas.

Otra loca actitud de Rodolfo Lizárraga, que le dio la vuelta a Sonora, es el haber mostrado su cheque por más de 100 mil pesos, ‘volado’ sin duda y mareado más; ¿cuándo se imaginó tener un sueldo como el que actualmente percibe?

Donde se dice que el resbalón fue mayúsculo es en el auto destape. Apenas va para dos meses en el cargo de diputado, todavía no demuestra trabajo real y no solo está pensando en la Presidencia Municipal de Guaymas, ¡sino que ya lo dijo!

Rodolfo Lizárraga Arellano aprovechó la tribuna puesta por el grupo de periodistas Mesa Cancún, en la capital de Sonora, y alzó la voz para decir: “Quiero ser alcalde de Guaymas”.

“Como presidente municipal yo no iba andar llorando, yo iba a llegar y hace lo que al pueblo le hace falta”, dijo, entre otras cosas, con clara emoción, que se ganó a los integrantes de la Mesa, eso también hay que decirlo.

Sin embargo, tal parece que Rodolfo Lizárraga está aprovechando los errores de Sara Valle Dessens, como el tener a su cuñado en la Tesorería Municipal, la revoltura al interior del Cabildo, la falta de capacidad de quienes rodean a la desorientada alcaldesa y hasta los resbalones de su sobrina Jazmín en la Secretaría del Ayuntamiento, para decir lo que ya anunció.

Para algunos, esto se puede interpretar como velado deslinde del diputado hacia Sara Valle, pues hay que esperar lo que pueda hacer la alcaldesa en dos largos años y 10 meses; hay que recordar que existe la reelección, o será que ya hay un acuerdo con su aliada Sara, o simplemente ella no buscará repetir.

Lo que queda claro es que Rodolfo Lizárraga es un político fuera de lo común, que abiertamente busca el siguiente escalón en su carrera. Ya veremos qué pasa.

Grupo Padilla Hnos.