Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

La Pedrada

Publicado

el

¡Y vuelve a dar de que hablar el Cabildo!, ahora con el tema de las tan “cacaraqueadas” y esperadas comparecencias de ex funcionarios de la administración pasada, que quedaron ¡en nada!; la sesión de más de dos horas, pareciera haber sido un guión teatral mal ejecutado.

Una función que dejó al descubierto todo lo que hay “tras bambalinas” en cualquier obra, como es la falta de organización, nula coordinación y poca seriedad con que trabajan los actores de, en este caso, una administración municipal.

Esa logística en la que trabajan por días los funcionarios de primer nivel, para que “todo salga bien”, ha sido echada abajo en repetidas ocasiones; en primera, por esos regidores que se autonombran “incómodos”, como son Ernesto Uribe Corona, Sergio Carlos García y José Luis Portillo Liera, porque no han dejado fluir las sesiones en apego al orden del día que sobre exponen, ya tienen “bien ensayado” para aprobar o reprobar a los ediles afines a la alcaldesa.

Pero no solo eso es los que ha echado a perder esa prometida “función” de resultados en los que protagonicen la transparencia y legalidad, sino que el propio “staff”; esos trabajadores encargados de susurrarle a la alcaldesa el guión a seguir para imponer su voz de mando, la han dejado muy mal “parada” con la ciudadanía.

Tan solo el día de ayer, que se dio “la primera llamada” a las comparecencias de Alán Jaramillo Pérez, ex secretario del Ayuntamiento; Fernanda Caballero Pavlovich, ex síndico; el que fuera director de Catastro y director de Servicios Públicos, Paul Petriz, así como Eloy Dueñas Rivera, ex director de ingresos, Elsa Patricia Campillo Ruiz, que fungió como sub tesorera en la administración 2015-2018, se notó, por demás, la falta de organización o interés de los miembros de la Comisión Plural, porque tan solo dos de las 87 observaciones que dijeron habían señalado en un dictamen, fueron las que salieron a relucir.

Los funcionarios de la administración saliente, “se comieron” al nuevo cuerpo edilicio fundamentándose en las ilegalidades que se presentaron en este “espectáculo político”, haciendo énfasis en un citatorio “pobre”, que no argumentaba siquiera, el motivo del llamado a declarar, evadieron señalamientos infundados por “supuestas observaciones” no expresadas o cuestionadas y todos, se reservaron el derecho a declarar y obtuvieron “quien sabe por qué” un lapso de 10 días naturales para presentar, por escrito, la contestación a las repetitivas preguntas hechas por el cabildo actual para esclarecer “faltas” que se han manejado “en lo oscurito”.

Por tanto, la “cartelera” de ese espectáculo de resultados y transparencia, ofrecida a los ciudadanos desde hace poco más de un mes, seguirá “en veremos”, esto, porque tal parece que el personal administrativo y el mismo cuerpo edilicio están haciendo “todo” por sabotear la actuación de la protagonista de esta “función” administrativa, como es la alcaldesa Sara Valle Dessens, que se ha visto un tanto insegura de ejercer su papel, al no aplicar mano dura en muchas cuestiones.

Continuar leyendo
Clic para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Grupo Padilla Hnos.