Escucha FM105

Visita nuestras redes

Local

El Molcajete

Publicado

el

Algo fuera de lo común está sucediendo en el Ayuntamiento de Guaymas y en sí, con muchos de quienes conforman y encabezan la actual administración municipal, situación que alerta sobre el peligro por las mentes de quienes tienen en sus manos a Guaymas.

Las situaciones extrañas en el proceder de funcionarios, regidores y de la misma alcaldesa Sara Valle Dessens, para muchos no es raro, pero la confirmación de la inestabilidad e incapacidad existentes, llegó y se exhibió en la sesión de cabildo celebrada para que comparecieran ex colaboradores de Lorenzo de Cima Dworak, sobre quienes recaen profundas dudas de la honestidad en su ejercicio.

Eso hace ver mal a la mujer que es la principal cara del Gobierno y de la que se esperan verdaderos actos de inteligencia, voluntad y capacidad.

Fueron vistos regidores temerosos, sin hacer cuestionamientos sobre las más de 80 observaciones del ejercicio de la pasada administración, con una sorprendente actitud como si fuesen verdaderos ‘fans’ de la Lencholandia, más aun, como si hubiese contubernio con quien dejó a Guaymas en una severa crisis, lleno de basura y con una estela de supuesta corrupción, sí…supuesta, porque callaron.

Quienes hablaron, lo hicieron con ligereza, sin querer llegar al fondo de las cosas, más bien parecían pedir disculpas, de rodillas, a los ex funcionarios, por estar citándolos a comparecer.

Los errores fueron evidentes y vergonzosos. Salieron a relucir dudas sobre la autenticidad  de la Comisión Plural, presidida por un enaltecido Arturo Lomelí, regidor a quien le han dado más cancha de la que puede ocupar.

Citatorios, a los comparecientes, firmados por la secretaria del Ayuntamiento Jazmín Gómez Lizárraga, exhibieron la incapacidad de la misma para ejercer el cargo y la de quienes deben cuidar todos los aspectos legales, como el director Jurídico y el de Asuntos de Gobierno.

Falta de documentación para respaldar las comparecencias, es otro error que dejó ver la invalidez de quienes rodean a Sara Valle y engrandeció la presencia del ex secretario del Ayuntamiento, Alán Jaramillo Pérez, todo un ‘tágara’, que se comió a la alcaldesa y a su equipo en ‘un totopo’, acto aplaudido por regidores opositores y hasta afines a Valle Dessens.

Cinco fueron los comparecientes, que ni tardos ni perezosos restregaron su burla en los rostros de funcionarios, regidores y hasta de la misma alcaldesa, para finalmente reservarse el derecho a aclarar las anomalías que los llevó a la mesa del Salón Presidentes, de Palacio Municipal.

Los ex funcionarios Fernanda Caballero Pavlovich, Paul Petriz, Eloy Dueñas Rivera, Elsa Patricia Campillo Ruiz y Alán Jaramillo Pérez, salieron riéndose y fortalecidos. Como dijo el actual regidor Sergio García Rascón: “a lo mejor eres culpable, pero no lo puedo probar”.

¿Se pueden enderezar las cosas en beneficio de los guaymenses?… sí se puede, aun queda mucho tiempo, siempre y cuando existan personas capaces en el Gobierno y que la misma alcaldesa haga un acto de reflexión.

Continuar leyendo
Clic para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Grupo Padilla Hnos.