Elizabeth Warren, senadora estadounidense que es considerada competidora clave para la candidatura presidencial del partido Demócrata en 2020, probó la veracidad de su origen indígena tras someterse a un test de ADN cuyo resultado fue difundido este lunes, luego de que el presidente Donald Trump se burlara de ella poniendo en duda sus raíces nativas.

Pese a esto, el mandatario estadounidense indicó este martes en Twitter que Warren se hizo una prueba de ADN falsa.

“Pocahontas (la versión mala), a veces llamada Elizabeth Warren, está siendo criticada. Tomó una prueba de ADN falsa y mostró que puede ser 1/1024, mucho menos que el estadounidense promedio. Ahora Cherokee Nation la niega, ‘la prueba de ADN es inútil’. Incluso ellos no la quieren”, escribió.

Warren, una figura demócrata clave, fue llamada “Pocahontas” por el mandatario durante su campaña en 2016, a la que acusó de mentir sobre su origen con el fin de obtener ventajas en su carrera, incluido un trabajo en Harvard.

Pero un análisis de ADN realizado por el profesor de la Universidad de Stanford, Carlos Bustamante, demostró la veracidad de la ascendencia de Warren.

“Los hechos muestran que definitivamente tienes un ancestro indígena en tu linaje”, dijo Bustamante.

Según el Boston Globe, el ancestro aparece en el árbol genealógico entre “6-10 generaciones” atrás, de acuerdo con el análisis de Bustamante.

En un mitin de campaña en julio, Trump había vuelto a desafiar a Warren: “Le daré un millón de dólares a su organización benéfica favorita, pagada por Trump, si toma el examen y demuestra que es indígena”. “Tengo la sensación de que ella dirá que no”, dijo el mandatario.

Warren, quien se crió en Oklahoma pero representa a Massachusetts, desplegó los resultados para disipar las preguntas de los críticos republicanos que la han cuestionado durante años. “Nunca esperé que la historia de mi familia fuera utilizada como una broma política racista”, agregó.

En referencia a la última provocación del presidente, le indicó que su organización benéfica elegida para la donación es el Centro Nacional de Recursos para Mujeres Indígenas. “Envíeles su cheque de $1M, @realdonaldtrump”, escribió en la red social.

Al ser consultado sobre la prueba de ADN de Warren, Trump respondió con desdén: “¿A quién le importa?”

Pero cuando se le insistió sobre el reclamo del pago, Trump se puso a la defensiva. “No dije eso. Será mejor que lo vuelvas a leer”, respondió.

En un pasaje del video de cuatro minutos, Warren aclara que su origen “no jugó ningún papel” en sus contrataciones, e incluye las voces de varios jefes y compañeros de trabajo que dicen que fue contratada por sus méritos.