Escucha FM105

Visita nuestras redes

Curiosidades

Neoyorquino muere tras comer cerebro de ardilla

Publicado

el

Un hombre de Nueva York no identificado, asiduo cazador, comenzó a perder sus habilidades cognitivas y su capacidad de reconocer la realidad. Fue diagnosticado con un extraño trastorno cerebral que fue minando su salud hasta que ya no pudo caminar.

Luego de practicarle una resonancia magnética, los médicos del Rochester Regional Health encontraron los signos de una rara condición cerebral llamada Creutzfeldt-Jakob (vCJD), que creen se debió al consumo de cerebros y carne de ardilla que el hombre practicaba. En las vacas, este padecimiento se conoce como la enfermedad de las vacas locas. El hombre murió poco después.

La familia de la víctima dijo a los médicos que, al ser cazador, consumía carne y cerebros de ardillas; los doctores creen que ésta puede ser una de las causas de que haya desarrollado una enfermedad tan extraña que afecta a una en un millón de personas cada año en el mundo.

De acuerdo con un reporte publicado en Live Science, una investigación en torno a la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob realizada en el hospital de Rochester, Nueva York, reveló el caso de este hombre y de otras personas que presentaron el extraño padecimiento en el mismo nosocomio.

La vCJD es causada por proteínas infecciosas llamadas priones que lesionan el cerebro del enfermo. Puede desarrollarse por herencia genética, por estar en contacto con tejido infectado del cerebro o del sistema nervioso y por una forma “esporádica”, que no tiene causa genética ni ambiental. El tipo esporádico es el más común en el 85 por ciento de los casos.

Los casos de la rara enfermedad de Creutzfeldt-Jakob registrados en el Rochester Regional Health,rompieron récord en tan sólo 6 meses, pues de noviembre de 2017 a abril de 2018 fueron ubicados cuatro casos del extraño padecimiento.

Con información del Diario NY

Continuar leyendo
Clic para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Grupo Padilla Hnos.