Escucha FM105

Visita nuestras redes

Ciencia/Tecnología

No hay vida sin abejas

Publicado

el

Las abejas son esenciales para los ecosistemas, para la biodiversidad y para la vida misma. No es tan compleja la ecuación. Si dejaran de existir las abejas, las flores no podrían tener sexo y dar semilla. Sin semilla, no habría gran parte de la cosecha y, por ende, cientos de especies de animales se quedarían sin alimento, se rompería por completo la cadena alimenticia.

 

Al mismo tiempo, si no hay flores y semillas, la sustentabilidad de gran parte de nuestros ecosistemas se alteraría. No habría bosques y selvas sanas. No habría campo. No habría oxígeno ni agua, y la vida como la conocemos, no existiría.

 

Bien dicen que si tiras de una pieza, mueves a la naturaleza entera. Así de importantes son estas fascinantes arquitectas de colmenas.

 

La polinización es un proceso más sencillo de lo que creemos. La abeja se alimenta del polen y néctar que desprende el estambre de la flor (órgano masculino) y luego vuela hacia otra flor donde deja los granos de polen en la estigma (órgano femenino de una flor).

 

Poco después, el polen va bajando hacia los ovarios de la planta, donde se fertiliza y lentamente va tejiendo las semillas. Para buena fortuna de las plantas, las abejas prefieren visitar y alimentarse de la misma especie durante la floración y así las plantas pueden reproducirse. Es un caso de co-evolución.

Resultado de imagen para abejas

De esta manera, al rededor del 84% de la cosecha mundial tiene una relación directa o indirecta con la polinización que realizan las abejas. Más de 400 diferentes tipos de plantas dependen de la polinización y hay más abejas que cualquier otro polinizador en el mundo. Por eso las abejas son claves en la producción de un tercio de todo lo que comemos.

 

Pensemos en la agricultura: los vegetales y frutas que no existirían. Pensemos que no habría pasto para el ganado y no habría carne, leche y todos sus derivados. No habría café, no habría cacao y no habría té. No habría algodón ni aceite de girasol. No habría apicultura.

Resultado de imagen para abejas

Sin embargo, las abejas están desapareciendo. La urbanización, la deforestación, el uso de pesticidas y agrotóxicos, los cambios de uso de suelo, la disminución de sitios de anidación y la pérdida de recursos florales, son las principales causas de su extinción. Según un completo reportaje de Katia Rejón de La Jornada Maya, en las últimas décadas, las colonias de abejas han disminuido drásticamente en México y en el mundo. Se estima que la población de abejas de todos los países ha desaparecido hasta en un 90%.

 

Con Información de Excélsior

Continuar leyendo
Clic para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Grupo Padilla Hnos.