Escucha FM105

Visita nuestras redes

Ciencia

El químico presente en los jabones que preocupa a los científicos

Publicado

el

Una revisión de 30 estudios, completada en 2013, no encontró “preocupaciones serias de seguridad” del triclosán, un compuesto presente en cremas dentales, desodorantes y jabones, entre otros. La agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos y cosméticos (FDA) prohibió el químico de jabón antibacterial en 2016. ¿Deberíamos preocuparnos?

El triclosán es un componente antibacterial que ha sido usado en los productos de cuidado personal y como pesticida por décadas. Está presenta en jabones, pastas de dientes, desodorantes, cajas de cartón, cremas de afeitar, tarjetas de crédito y canecas de basura.

Pero desde hace unos años, los científicos han advertido sobre sus potenciales riesgos. Una de las investigadoras que ha hecho públicos sus hallazgos sobre los efectos negativos del triclosán es Julie Gosse, bioquímica de la Universidad de Maine (Estados Unidos).

Gosse ha publicado estudios sobre los efectos del triclosán en las mitocondrias, componentes celulares que juegan un papel en la reproducción humana y otras funciones. En ese orden de ideas, y según su investigación, el triclosán afecta la reproducción.

Pero de acuerdo al portal científico MedScape, ninguna investigación al respecto ha sido decisiva o lo suficientemente convincente. En 2013, un estudio que examinó 30 artículos científicos encontró que el uso de triclosán en pasta delantal era seguro. La revisión de literatura científica fue publicada por la Cochrane Review.

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) tiene autoridad sobre el uso de productos como textiles o juguetes, hizo una revisión para averiguar si el triclosán es perjudicial para la salud humana, en 2008, pero no encontró nada preocupante.

Ocho años después, y por principio de precaución, la autoridad sanitaria de Estados Unidos, la FDA, prohibió el uso de triclosán en la fabricación de jabones líquidos en 2016. Lo mismo para antibacteriales quirúrgicos y otros antisépticos.

Sin embargo, el triclosán aún está presente en otros productos con los que tenemos contacto diario: desodorantes, cosméticos, geles, cremas humectantes para el cuerpo, lociones y un largo etcétera.  ¿Por qué la prohibición es limitada?

Medscape explica que la razón se debe en parte a la forma en que se regulan los productos. “Los jabones que hacen afirmaciones antibacterianas se consideran medicamentos de venta libre y están sujetos a la aprobación de la FDA. Pero la agencia tiene un poder regulador diferente sobre los productos considerados cosméticos, como los geles y lociones de afeitado, en los que se puede usar triclosán como conservante. Estos productos no tienen que obtener la aprobación de la FDA antes de ser vendidos”, dice el artículo.  se encuentra en el medio ambiente. Otro estudio estimó que el 96% del triclosán se usó en productos que terminan en el drenaje, como jabones y detergentes.

“Debido a su uso en muchos productos, entra al medio ambiente, ingresa al sistema de alcantarillado”, dice Ted Schettler, MD, director científico de la Red de Salud de Ciencia y Medio Ambiente en Eugene, Oregón “El triclosán se ha detectado en corrientes de agua dulce y ríos en todo el país. Se ha medido, a Medscape. “Están en el pescado que comemos y en las verduras, por lo que podemos obtenerlo indirectamente a medida que avanza”.

Así que, ¿deberíamos preocuparnos? En un comunicado que anunciaba la prohibición de los jabones antibacterianos, la FDA dijo que los fabricantes no habían demostrado su seguridad o que ofrecían una mejor protección que el jabón y el agua. “Algunos datos sugieren que los ingredientes antibacterianos pueden hacer más daño que bien a largo plazo”. Los posibles riesgos para la salud que citó la agencia fueron resistencia bacteriana y “efectos hormonales”.

Pero gran parte de la investigación sobre el posible impacto en la salud del triclosán, incluido el hecho por Gosse, se ha realizado en roedores y otros animales. Pocos estudios humanos se han hecho.

Ted Schettler, director científico de la Red de Ciencia, Salud y Medio Ambiente de Óregon (Estados Unidos) hizo parte de un grupo de 200 científicos que firmaron un documento sobre el Triclosán y el Triclocarbono, en 2017. Lo que el grupo considera es que hay razones para preocuparse por ese compuesto.

La carta incluye un anexo con varios estudios sobre los riesgos del triclosán. “Los estudios en animales han vinculado el triclosán a niveles más bajos de testosterona y menos producción de esperma. También puede afectar la tiroides, que produce hormonas esenciales para el desarrollo cerebral en los niños. Hay muy poca investigación humana para decir si el triclosán afectaría a las personas de manera similar”. También se dice que estudios jan encontraron que el triclosán aumentaría las alergias y el asma porque haría a animales y humanos más alegricos; genera resistencia a los antibióticos con el uso continuado (aunque es demasiado pronto para sacar conclusiones definitivas sobre este asunto, acepta).

Un estudio publicado en mayo se centró en el triclosán de un tipo particular de producto: pasta de dientes. En el estudio, dirigido por Guodong Zhang, PhD, profesor asistente de ciencias de la alimentación en la Universidad de Massachusetts

Amherst, los investigadores alimentaron ratones con una solución que contenía triclosán en cantidades que, según ellos, son comparables a las que absorberías al cepillarte los dientes. Descubrieron que alteraba las bacterias intestinales de los ratones. Después de 3 semanas, algunos de esos ratones tenían problemas intestinales, incluida la inflamación del colon. En ratones criados para contraer cáncer de colon, los alimentados con triclosán desarrollaron tumores más grandes y más grandes.

Marcas como Johnson & Johnson ya lo retiraron de sus productos, pero otros como Unilever aún no lo han hecho (aunque en su página de internet dice que lo considera seguro pero que lo removerá por seguridad de su producción a finales de 2018).

Con información del Espectador

Continuar leyendo
Clic para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Grupo Padilla Hnos.