Escucha FM105

Visita nuestras redes

Mundo

Parte de su cuerpo se pudrió por usar un DIU

Publicado

el

Tanai Smith, una mujer de 25 años de Baltimore, Maryland, Estados Unidos tuvo una complicación tras colocarse un Dispositivo Intrauterino y que la hizo perder los ovarios, útero y dedos del pie. Para evitar un embarazo no planeado, tras el abandono del padre de su hijo de 3 años, su ginecóloga le recomendó ponerse un DIU hormonal que evitaría un embarazo hasta 5 años. Y como no necesita mantenimiento y es altamente efectivo, no tuvo ningún problema en aceptar.

 

El procedimiento fue normal, con una simple complicación: al cortar los hilos del DIU, que deben medir de 2.5 a 5 cm en el útero para localizar y remover el dispositivo, la doctora le mencionó a Tanai que los había cortado un poco más de lo normal.

 

Todo iba bien, hasta que, 3 años después, en una cita con otro ginecólogo, le dijeron, en un examen vaginal, que su DIU no estaba a la vista. Aunque estos dispositivos llegan a caerse, el de ella seguía ahí.

 

Tanai se hizo un ultrasonido en el estómago y útero, pero no encontraron el DIU. Como no presentaba síntomas, no se preocupó más al respecto, hasta que fue demasiado tarde.

 

Tras sufrir fuertes dolores, en el hospital le hicieron rayos X y ahí estaba su DIU, encajado en la pared del estómago. Sin embargo, cuando se realizó la operación, el dispositivo ya se había roto en 4 a 5 piezas y había migrado del estómago al hígado. Al final pudieron quitar todas las piezas con 3 incisiones alrededor del ombligo de Tanai.

 

Después de la cirugía, Tanai sólo empeoró y tuvo que regresar al hospital. Le hicieron rayos X nuevamente y le tuvieron que hacer cirugía de emergencia. el cirujano tuvo que retirar sus ovarios y útero porque se habían podrido dentro de su cuerpo. Tras la segunda cirugía, desarrolló una infección llamada sepsis por la exposición a las bacterias o estrés de la cirugía. En respuesta a ello, su presión bajo y sus riñones dejaron de funcionar, así que tuvo que recibir diálisis.

 

Luego le quitaron los dedos del pie izquierdo y las puntas del derecho y ahora por fortuna, Tanai recuperó la sensibilidad de sus manos y sólo perdió 5 dedos, pero sigue recuperándose del cambio y las cirugías, especialmente porque ya no camina como antes y ahora vive recaudando fondos pues no puede trabajar.

 

Con información de El Universal

Continuar leyendo
Clic para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Grupo Padilla Hnos.