Escucha FM105

Visita nuestras redes

Mundo

Mientras veía televisión observa como matan a su hijo

Publicado

el

El oficial de policía Armando Reyes fue uno de los miles de nicaragüenses que vio por televisión la imagen de un manifestante que sangraba por la cabeza y al que compañeros intentaban subir a una moto para llevarlo al hospital.

 

Horas después supo que ese muchacho era su hijo. Uno de los 16 fallecidos tras los violentos ataques del pasado miércoles contra manifestantes opositores, en medio de la aguda crisis política que vive el país.

 

Reyes era hasta esta semana uno de esos ciudadanos a los que el presidente Daniel Ortega, el hombre que ha dominado la política de Nicaragua por las últimas cuatro décadas, podía incluir en su base más sólida de apoyos. De 65 años, peleó junto a Ortega en la rebelión sandinista que sacó del poder al dictador Anastasio Somoza en 1979.

 

Luego de la victoria guerrillera, se unió a la policía de la nueva junta de gobierno, que se instaló con Ortega a la cabeza. Reyes ha servido por 39 años en esa fuerza, durante los primeros 11 años de Ortega en el poder, luego cuando éste fue derrotado en las urnas en 1990 y también tras su regreso a la presidencia en 2007.

 

Ahora ya no quiere ser parte de la policía de Nicaragua. De hecho, está tan convencido de la responsabilidad de las fuerzas de seguridad de Ortega en la represión de las protestas antigubernamentales, en el funeral de su hijo Francisco dijo a sus compañeros oficiales. “No es un perro el que murió”.

 

Con Información de Milenio

Continuar leyendo
Clic para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Grupo Padilla Hnos.