Escucha FM105

Visita nuestras redes

Mundo

Votan vestidas como ‘criadas’ para defender derechos de la mujer

Publicado

el

Un grupo de mujeres se manifestó para defender los progresos sociales y los derechos de la mujer en Costa Rica.

Este domingo primero de abril, un grupo de mujeres de Costa Rica salieron a ejercer su derecho al voto, vestidas con el atuendo característico de las protagonistas de “El cuento de la criada”. 

Este fue un acto de protesta liderado por el colectivo feminista “Somos nuestras” quienes llamaron a la acción con la intención de alzar la voz y luchar contra “la amenaza fundamentalista” y defender los progresos sociales del país.

Con un vestido rojo que cubría sus cuerpos desde el cuello hasta los tobillos y un sombrero blanco que solo les permitía ver hacia el frente, el grupo de mujeres costarricenses trató de exponer la censura, la desigualdad y la sumisión que algunos quieren imponer.

El movimiento se inspiró en el libro de la escritora canadiense Margaret Atwood, “El cuento de la criada” (1985), una crítica feroz a la sociedad totalitaria en el cual se recrea a Estados Unidos regido por un sistema religioso y machista.

Según la misma autora, el traje rojo significa la sangre del alumbramiento, y las tocas que esconden los rostros de las “criadas” proceden de los trajes de la época media victoriana, de los hábitos de las monjas y del diseño de unos anuncios de detergente de los años cuarenta.

Atwood explica que muchos regímenes totalitarios han encontrado en la ropa, o la prohibición de algunas prendas, la manera de identificar y controlar a las mujeres.

La profesora Alicia Coto, una de las activistas, explicó que la lucha surgió en el marco de las elecciones presidenciales del 2018, porque sus resultados pueden llegar a “lesionar todo lo avanzado en la independencia de las mujeres”.

En las votaciones del pasado primero de abril competían dos candidatos con posiciones equidistantes en materia de derechos humanos. Carlos Alvarado con un estilo progresista que apoya los derechos familiares de la comunidad sexualmente diversa, mientras que en una postura ultraconservadora Fabricio Alvarado está rotundamente en contra y ha sentenciado que defenderá los derechos de la “familia tradicional”.

Durante la primera ronda, el pasado 4 de febrero varias de estas mujeres disfrazadas asistieron a votar, para la segunda ronda, al menos otras 40 se unieron a la protesta. 

Estas “criadas” son mujeres, profesionales en medicina, mercadeo, diseño, educación comunicación, fotografía, politología, algunas se conocían, otras simplemente se unieron a la lucha por la defensa de los derechos de las mujeres y en contra de la proyección de odio contra grupos minoritarios.

Las mujeres no quieren que se llegue al extremo que narra el libro, en el cual la escritora imagina un mundo en el que Estados Unidos ha sufrido un golpe de Estado y en el que la democracia ha sido sustituida por una teocracia autoritaria en el que las mujeres sufren opresión y discriminación.

Continuar leyendo
Clic para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Grupo Padilla Hnos.